La señal que no existía

un elemento sencillo y de la vida cotidiana
anima a cuestionarse el entorno,
como un ejercicio de higiene intelectual.

“final de prohibido, la señal que no existía” aparece entre mis manos por casualidad.

una señal de tráfico no la puedes coger y parece que tampoco tiene gran interés. si se coge una descubres es que es desproporcionalmente pesada con respecto a su tamaño.

hay señales que dan por finalizada otra anterior, de velocidad, de adelantamiento… estas señales yuxtaponen a la primera. la señal de prohibido es inquebrantable.

un elemento sencillo y de la vida cotidiana anima a cuestionarse el entorno, como un ejercicio de higiene intelectual para reconocer aquello que no nos convence o incomoda pero que podría mejorar la convivencia si se modifica, adapta, transforma…

spray sobre metal (señal de tráfico)